24 octubre 2016

Despedida

Cuando estaba pequeña, viajábamos 8 horas para ver a la familia y pasar días increíbles. Al regresar, ya en la despedida se sufría dolor de pecho y  un nudo en la garganta que lo recuerdo desde que tengo memoria, es decir, desde los 6 años. Esa es la cantidad de años que le llevó a mi hermano y lo digo, porque realmente no recuerdo casi nada antes de eso, quiere decir que mi vida toma sentido desde su existencia. Y casi todo lo recuerdo con él. El regreso era mortalmente doloroso para nosotros dos. Yo no tenía empacho en llorar y que todo mundo me viera hacerlo, a veces no podía ni despedirme de ellos. Pero mi hermano, de 3 años lo recuerdo encontrando en mi, la excusa perfecta para llorar por algo "que yo le hice" y de ahí tomar valor para llorar de pena hasta quedarse dormido.

...Hoy, se van los primitos de Mateo, estuvieron tres días inseparables, él sabe vivir la vida aprovechando el amor y el momento. Nada interfirió en ellos, en su entusiasmo, su emoción y es, hermoso vivirlo de cerca.

Hasta hace una hora que se despidieron, todo comenzó a convertirse en caos. Todo reventó y entonces, me pregunté: porqué a él también le tocará? Porque?
Su llanto era una protesta, un disparo de frustración, de impotencia, nada existía para consolarlo.

Se hizo de todo, nos paramos de cabeza, intentamos eco tentamos y en un momento en que no pudimos más,  me senté detrás de él y le dije, sabes, yo te entiendo, sufrí lo mismo que tú y se lo que se siente.
Hubo silencio...

Sé que me escuchó, lo sé. Me dolió el pecho. 






06 junio 2016

Tengo en este espacio de aproximadamente 3 metros y algo por 2 y poquito, 3 cajas grandes de telas sin usar (según cojines futuros), tengo pedazos de piel, tengo acuarelas, oleos y acrílicos con brochas y pinceles, una máquina de coser con su cajón de hilos y etc., tengo 3 cámaras con lentes, y sus accesorios algo viejos, tengo unos radios para video, tengo libros ya leídos y los que no, tengo lienzos sin terminar y ahora estoy en redes sociales frente al monitor. He trabajado bastante, di clases y estudié mientras lograba mi propio reconocimiento, ahora nada de lo anterior…
No pinto, no doy clases, no tomo fotos, leo menos, estoy mas en la computadora en este poco tiempo que tengo para trabajar y corro y me baño y salgo por mi pequeño príncipe y trato de evitar el celular lo posible para abrir los ojos y el corazón a él…Ahora trato de tener un  huerto pero debería ser la experta en foto y ya, o la de pintura, o la de textil, o qué, de diseño (ese no lo suelto)? o soy todo o nada?? ahora estoy en redes sociales y blogs, y videos y descargo Apps y tutoriales y bla.
¿Dejo de intentar?

¡Hoy me siento exhausta!


21 octubre 2015

Hoy, 
Mateo me abraza y dice:
       "Te Quiero, mamá" y yo...
                   ................................................ .


27 septiembre 2015

NOStalgia







Las personas no se habitúan a la nostalgia, parece una malestar al que huyen sin tapujos.
Yo nací con ella, aprendí a llevarla, a superar la lejanía y la cercanía excesiva.
El recuerdo a veces me abruma, la necesidad me mantiene, me perturba, me define.
No puedo pelear con ella si yo soy recuerdo, memoria, nostalgia.

19 mayo 2015

Verde

Mis ojos están llenos de campos sembrados, de arboledas, de hojas. 
El verde se refleja en sus ramas, y en las casas de rancho con vacas y gallinas.
Mis ojos son monte hacinado con viento violento, zumbante, perdido.

Verde bosque con piñones frescos, frutos inalcanzables, planos seriados,
montañas  de azules que reflejan ríos, caudales de mezquites sombríos con racimos de heno
y nidos de abandono.

Abundancia, horas, caminos, sed, sueño, hambre, tormentas, soles, lunas...
Mis ojos comen luz, muerden cielos y pastan olvidos.